Durante el verano… (En agosto)

Y por fin agosto, el mes de vacaciones y veraniego por excelencia y de San Roque. Se presentaba con la misma frialdad climatológica que julio, pero con todos los ambientes ya en plena función y la gente con más ganas aún. La semana cultural empezó el lunes, con algunos torneos para los jóvenes. Terminando esa primera semana con la asamblea general, la cena… y las fiestas de Mezquita, que todo ello ya forma parte de ese prólogo de San Roque. Unas fiestas que volvieron a concitar a todos los losquinos que durante el año apenas se les ve por el pueblo, pero que estos días vuelven para festejar, recordar y encontrarse con las familias y viejos amigos. Un programa que cada año se supera con nuevas actividades, y mejorando las anteriores y que todo es posible gracias a esa COMISIÓN DE FIESTAS que con su esfuerzo hacen que todo el mundo pueda disfrutar de unos días alegres y divertidos.reinas2014w

Reinas de las fiestas 2014

Como ha quedado patente, unas fiestas sin comisión no son igual, y es por ello que no nos cansaremos de repetirlo: las fiestas son de todos y todos tenemos que implicarnos, desde dentro y desde fuera: organizando y participando.

Y así, casi sin darnos cuenta, nos presentábamos en la penúltima semana de agosto, que continuaba con las actividades de la semana cultural: el cine, la exposición, las andadas, … para cerrar con el concurso de tapas y repostería que cada año mejora, tanto en calidad como cantidad de participantes y que siempre congrega a mucho público, expectante y deseoso de catar esos trabajos a los que los concursantes han dedicado mucho tiempo y cariño para llevarlos ante todos. La semana se clausuró tras el concurso, con la entrega de premios.abuelorizal14w

Placa al abuelo «Rizal»

Llegado septiembre y con el verano dando paso al otoño, el pueblo sigue su marcha, contemplando como sus calles han recuperado la normal «anormalidad» de esas calles semivacías, y con esa serena tranquilidad que le aportan esos últimos días de agosto y primeros de septiembre, donde ya se va notando como los días acortan, y los tonos de luz van tomando el color dorado del cercano otoño, que volverá a sumergirnos en la realidad. Aunque no por ello menos placetera que la de días anteriores.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.